La autopsia practicada a los dos hermanos de 13 y 8 años asesinados por su padre este martes refleja que el parricida de Getafe los ahogó antes de quemarlos en la vivienda de la plaza Benjamín Palencia, según fuentes de la investigación. Posteriormente el padre, José Alberto Gálvez, se tiró a las vías en Getafe Industrial y murió arrollado por el tren.

Al parecer, la Policía Nacional también ha encontrado entre los restos del parricida de Getafe una nota “para que no sufrieran” que confirmaría que se trata de un asesinato. El matrimonio se encontraba en vías de separación.

Esta carta, así como la autopsia, ha sido ya trasladada al Juzgado de Instrucción número 4 de Getafe, que ha declarado el secreto de las actuaciones y ya cuenta con la autopsia. La alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, ha explicado este miércoles que “no existía ninguna denuncia previa por violencia de género“.

TRES DÍAS DE LUTO

Este miércoles, el Ayuntamiento de Getafe ha decretado tres días de luto y se han guardado cinco minutos de silencio en la plaza del Consistorio. Una concentración a la que han acudido multitud de vecinos, ya que Raquel, la madre de los niños asesinados por su padre, era una vecina muy querida en la ciudad por su lucha incansable en la defensa de las personas con pluridiscapacidad. También en el colegio Escolapios, donde daba clases de francés Raquel, se han concentrado espontáneamente alumnos, padres y profesores en señal de duelo.