La Plataforma HazteOir.org ha puesto en marcha la campaña ‘Cofrades expulsados de su casa’ que ha recogido en pocos días, más de 15.000 firmas para que el Ayuntamiento de Alcorcón no revoque la cesión de un local a la Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza.

La pasada semana, la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, anunció que el inmueble, ubicado en la calle Madrid número 20, se destinará ahora a almacenar utensilios de limpieza de ESMASA. 

La regidora recordaba que fue cedido a la cofradía “justo antes de elecciones”, en el último mandato de David Pérez como alcalde, y “lo han usado hasta ahora, no muy asiduamente”. Eso sí, De Andrés se comprometió a buscar una solución, si bien días más tarde, la cofradía volvió a denunciar que no había habido ningún reunión.

Ahora, esta plataforma pide el apoyo a las hermandades que utilizan el local, además de para fines religiosos, “para una gran labor social: recogidas de alimentos para repartirlos entre los más necesitados, organizan conferencias, cineforums o dan clases particulares para los más jóvenes”.