La alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, ha decretado este martes el cierre de la plaza Príncipes de España, ubicada en el barrio de Parque Lisboa, epicentro de las protestas contra el Gobierno de Pedro Sánchez, por su gestión del coronavirus.

“Hemos clausurado la plaza Príncipes de España para evitar contagios por Covid-19, ante las aglomeraciones de los últimos días y así proteger a los vecinos y vecinas de Alcorcón”, ha dicho la primera edil de la ciudad, tras llamar este 19 de mayo a la “calma y la convivencia”.

El primer teniente alcalde y concejal de Seguridad, Daniel Rubio, también ha asegurado que “nadie cuestiona el derecho de crítica, que es legítimo. Pero respetando las normas. Y ahora deberíamos estar todos ayudando a salvar vidas en lugar de alentar, algún concejal, actos que suponen riesgos”.

Sin embargo, la medida no ha tenido el efecto deseado, pues nuevamente los vecinos, ataviados con banderas de España y cacerolas, han vuelto a protestar contra el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos. Eso sí, en las inmediaciones de la plaza, ya que había un dispositivo de Policía Local para garantizar que nadie accedía al interior.

La medida no ha gustado a los partidos de la oposición. Fundamentalmente, PP y VOX, que han criticado esta decisión. De hecho, la portavoz del PP de Alcorcón, Ana Gómez, ha llegado a calificar de “dictadorzuela” a la alcaldesa, por impedir el libre movimiento de los vecinos.

También de “dicatadora” ha calificado el portavoz de VOX, Pedro Moreno, a Natalia de Andrés. E igualmente la ha acusado de “vulnerar los derechos fundamentales” de los vecinos.

RADICALES DE EXTREMA IZQUIERDA VUELVEN A CONTRAMANIFESTARSE

Como sucedió este martes, radicales de extrema izquierda de nuevo se contramanifestaban y, de no ser otra vez por la presencia de la Policía Nacional, la cosa hubiese ido a mayores.

De hecho ha habido enfrentamientos dialécticos entre uno y otros. Incluso un joven, con la bandera republicana, ha llegado a decir: “muerte al Rey y a sus hijas”.