Alerta en Getafe, Pinto y, en definitiva, el sur de Madrid. Ecologistas en Acción ha alertado este miércoles que las toneladas de lodo que se encuentran en la finca La Torrecilla (dentro del término municipal de Getafe) podrían entrar en combustión de forma espontánea con las altas temperaturas ambientales, “produciendo emanaciones pestilentes, como ya sucedió el pasado verano”.

Desde el grupo ecologista recuerdan que la empresa Valoriza Servicios Medioambientales S.A, filial de Sacyr, gestiona los lodos de las depuradoras (EDAR) del Ayuntamiento de Madrid y explota la planta de secado térmico Sur. Un planta que se localiza en las instalaciones de la EDAR Sur, en Getafe, aunque es propiedad del Ayuntamiento de Madrid.

Ecologistas sostiene que “Valoriza debe comercializar los lodos pero no puede almacenarlos, ni siquiera temporalmente”. Hacen referencia, de esta manera, al pliego de prescripciones técnicas del contrato de servicios adjudicado por el Canal de Isabel II, entidad titular de la gestión de las instalaciones.

“Sin embargo, Valoriza, desde el mes de febrero de 2018, está almacenando cientos de toneladas de lodos secos, de forma ilegal, sin licencia municipal y contraviniendo el contrato firmado con el Canal de Isabel II, en las instalaciones abandonadas de La Torrecilla, antigua planta de compostaje, colindante a la EDAR Sur”, denuncia el grupo ecologista.

Una situación que continuaría aún hoy en junio, pese a que responsables municipales de los pueblos afectados, y regionales, se han reunido para abordar este problema en los últimos meses.

PARÁLISIS DE LAS ADMINISTRACIONES

Estos hechos, para Ecologistas en Acción, suponen que la filial de Sacyr esté “actuando al margen de la legalidad, con un alto riesgo para la salud de las personas y del medio ambiente, sin que las administraciones, Canal de Isabel II y Ayuntamiento de Madrid, tomen medidas”.

Debido a la cercanía del verano, los ecologistas han vuelto a pedir a la empresa que “paralice la actividad de acumulación de lodos y los retire lo antes posible”. Y es que estos lodos secos adquieren una textura granular y tienen un alto riesgo de autocombustión cuando se eleva la temperatura ambiente, produciendo los malos olores que el pasado año soportaron Pinto, Perales del Río (Getafe) e incluso Fuenlabrada.

FISCALÍA

Desde Ecologistas en Acción insisten en que si volvieran a producirse estos episodios de malos olores, con riesgo para la salud y el medio ambiente, pondrán los hechos en conocimiento de la Fiscalía “por si pudiera haber responsabilidad penal por parte de la empresa y de las administraciones competentes, por su desidia”.