Fuenlabrada, como el resto de España, va retomando la actividad municipal en todos sus sectores. Atrás queda una parte de la pandemia y por delante, el reto de reconstruir la ciudad.

De ello hemos hablado con su alcalde, Javier Ayala, que ha visitado la redacción de Al Cabo de la Calle para abordar este futuro incierto.

¿Cómo han sido estos meses en lo político y lo personal?
Ha sido el momento en el que más se han mezclado uno y otro. Como cualquier vecino, estaba pendiente de la situación a nivel español, de lo que estaba sucediendo. Pero además, con la responsabilidad política de tomar decisiones, en un momento donde primaba la incertidumbre.

Mi sentimiento ha sido de tener miedo, por qué no reconocerlo, pero a la vez una gran responsabilidad, sabiendo que las decisiones iban a tener consecuencias directas. Además con algo que tiene que ver con la salud, que es lo que más me preocupa. Esa carga ha hecho que sean unos meses muy intensos y, espero, que irrepetibles.

“Me parece un tanto sospechoso, una vez más, que al sur de Madrid se le prive de recursos sanitarios”

Vuelta a la normalidad tras el Estado de Alarma hay que convivir con el virus. Pero se ve cierta relajación. ¿Le preocupa?
Indudablemente. Sería un irresponsable si no me preocupara. Pero quiero resaltar que la inmensa mayoría cumple con las normas sanitarias impuestas. En ese sentido, quiero felicitar a la población que cumple. Y a quien no lo hace, hago un llamamiento porque es imprescindible, no solo por ellos, sino por todos.

¿Está Fuenlabrada preparada para un hipotético rebrote?
Entiendo que lo estamos muchísimo más que cuando surgió la pandemia y empezó el Estado de Alarma. Hemos aprendido mucho, acopiado material en previsión de un rebrote y expectantes de que si sucede algo, poner los medios en colaboración con el hospital.

En ese caso: ¿es partidario de confinar por ciudades?
Yo soy partidario de lo que digan los que entienden. El Ayuntamiento lo que hace es poner recursos, porque en el ámbito sanitario, prácticamente no tenemos competencias. Pero en cuanto hubiera la más mínima sospecha, entiendo que hay que aislar zonas particulares en beneficio de la generalidad. Es más, si en mi ciudad hubiera un rebrote, yo mismo, sin tener autoridad de hacer un confinamiento, haría una recomendación a mis ciudadanos de que no salieran a la calle o extremaran las medidas de seguridad, para cortar la cadena de contagio.

Sobre ese acopio de material: ¿ha llegado a haber desabastecimiento y qué han comprado?
Básicamente aguantamos bien las primeras semanas. El hospital estaba bien provisto e incluso aportamos algo de esto. Posteriormente distribuimos material entre los vecinos y hemos hecho dos acopios más. Estamos hablando de unas 600.000 mascarillas a disposición de los servicios públicos y de los vecinos, si fuera necesario.

“Hemos hecho acopio de 600.000 mascarillas a disposición de los servicios públicos y los vecinos, por si fuera necesario”

Además de ese material, resultó vital el hospital de campaña. Se ha mostrado muy crítico por su desmantelamiento.
Lo que hicimos en la pandemia fue ponernos a disposición del hospital, de dotarles de todo el material que necesitaban. Hemos comprado desde bridas, camas, colchones e incluso caudalímetros. Después, conjuntamente, tomamos la decisión de habilitar un hospital de campaña, con 60 camas y siempre he sido partidario de haberlo mantenido.

Cualquier recurso en este momento es oro. Me sorprendió que la Comunidad me instase a desmantelar ese hospital, en un momento de desescalada, donde uno de los parámetros a tener en cuenta es del de cama por habitante. Si quitamos esas camas, tenemos menos instalaciones sanitaria para la población.

Pero la sorpresa ha sido más aún, cuando la Comunidad ha determinado que hay zonas que necesitan ampliación de hospitales. Me da la sensación de que no hay estrategia sanitaria. Y esto es lamentable, después de todo lo que ha pasado. Me parece un tanto sospechoso, una vez más, que al sur de Madrid se le prive de recursos sanitarios, sin costarle un duro a la Comunidad de Madrid.

¿Sigue pidiendo test para los fuenlabreños?
Lo que me ha dicho el viceconsejero es que no es necesario y las indicaciones del Ministerio van por ahí también. Lo que no me parece justo es que unos municipios sí y otros no. Nosotros estábamos dispuestos a comprarlos, como Torrejón y hacerlos con unas medidas sanitarias lógicas, que es hacer esos test en el hospital y en centros de salud.

Por ejemplo, si mañana tenemos la vacuna: ¿dónde haríamos una vacunación masiva? Pues en centros de salud y en el hospital. No me cabe en la cabeza, que sea en unas carpas o en instalaciones provisionales.

Sobre los centros de salud, algunos siguen cerrados en Fuenlabrada. ¿Por qué?
Recibimos una carta de Atención Primaria que por el exceso número de bajas no se podía prestar el servicio. Hay uno completamente cerrado, el de Parque Miraflores; uno cerrado por las tardes, el Castilla la Nueva; y las urgencias del Centro de Especialidades de El Arroyo.

Si nos recomiendan aumentar camas por habitante y que los centros de salud son la primera línea de choque, y no se hace, creo que alguien dice una cosa y hace la otra o es una irresponsable.

Con decisiones así, no estamos en la mejor situación sanitaria para abordar un rebrote en Fuenlabrada. Eso tiene responsabilidad y si pasa algo, alguien tendrá que responder ante los vecinos y ante la justicia, por los avisos reiterados que estamos haciendo a nivel local y vecinal. Estamos en una situación de desventaja y no se nos hace caso. No es algo que de repente sea sobrevenido y la Comunidad de Madrid lo sabe.

“Con centros de salud cerrados, no estamos en la mejor situación sanitaria para abordar un rebrote”

En cuanto a las residencias, en este momento hay dos que no admiten visitas. En todo este tiempo: ¿cómo han trabajado?
Hubo un momento de mucha confusión y se nos pidió que intercediéramos con la Comunidad de Madrid, para pedir su medicalización. Incluso se nos ha llegado a pedir material de protección. Nosotros siempre hemos reclamado esto al Gobierno regional. Es un ámbito donde hay que prestar una especial atención y creo que no se ha sido lo suficientemente diligente por parte de la Comunidad.

De la salud pasamos a la economía. ¿Han notado algún incremento de petición de auxilio en Servicios Sociales?
Evidentemente ha habido incremento en cuanto a la atención de unos Servicios Sociales que son referencia a nivel nacional. Desde el Ayuntamiento, dentro de nuestras posibilidades, hemos intentado inyectar liquidez con ayudas a autónomos, de hasta 400 euros, y también generar empleo con ese plan de empleo municipal. Queremos dar oxígeno a que las familias puedan recolocarse.

Sobre ese oxígeno, a la larga: ¿se plantean alguna rebaja de impuestos?
Las primeras medidas fueron encaminadas a aplazar pagos o quitar algunas tasas, como la de terraza. Estudiaremos bajada de impuestos dentro de las posibilidades que tengamos, no atentando contra los servicios públicos que prestamos. No queremos tener una carga impositiva muy grande, pero para hacer acciones proactivas como las que he dicho antes, hay que pagar los impuestos lógicos.

“Los alcaldes le echamos 24 horas al día a una ciudad, no tenemos turnos, guardias, ni nos quitamos la gorra de alcalde cuando llegamos a casa”

Sin ánimo de caer en la demagogia, la legislatura empezó con un aumento de sueldo de los concejales. Con una crisis en ciernes: ¿no cree que la ciudadanía agradecería un gesto como bajarse el sueldo?
Ser alcalde va cargado de trabajo y decisiones que afectan a muchas personas, y lo que hicimos fue establecerlo en la línea media del resto de alcaldes de la zona, con la misma población y el mismo presupuesto.

Creo que lo criticable es que los sueldos los decidamos la propia Corporación municipal. Siempre he sido defensor que los sueldos deberían venir establecidos por el Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias para que no hubiera este tipo de demagogia.

Alguna vez que nos han criticado he preguntado: ¿cuánto debería cobrar un alcalde? Si alguien le dices, qué sueldo te pondrías, todo el mundo se pondría el máximo y eso no es una realidad. Creo que los alcaldes del sur cobramos unos sueldos iguales, estables y en referencia a un cargo público de la administración central.

Este tipo de cuestiones hay que abordarlas en su justa medida. Sé que es un tema, probablemente, muy desagradable para los políticos, porque todo el mundo piensa que cobramos demasiado. Pero hay que afrontarlo. Cuando me preguntan, lo abordo con total naturalidad. Los alcaldes le echamos 24 horas al día a una ciudad, no tenemos turnos, guardias, ni nos quitamos la gorra de alcalde cuando llegamos a casa.

Sobre el Gobierno central, aún no ha llegado el dinero prometido. ¿Ha abandonado el Ejecutivo a los ayuntamientos?
El recorrido que tiene ese dinero es que el Ejecutivo central se lo da a las comunidades, y éstas lo tienen que liberar a los ayuntamientos. Nos parecerá poco o mucho, pero el único que se ha acordado de los municipios ha sido el Gobierno. ¿Qué es poco? Pues seguramente a mí me gustaría que fuera más, pero que me digan qué ha puesto la Comunidad de Madrid.

Yo incluso he pedido tener presencia en ese reparto de partidas presupuestarias, porque me temo que cuando la Comunidad obtenga los recursos que le corresponda, no se acordará de los ayuntamientos, que somos la administración con más capacidad de buen hacer.

“Ahora más que nunca Fuenlabrada necesita inversión para reactivar el empleo”

Otro de los asuntos que les va a tocar gestionar, es la renta mínima. ¿Está preparada Fuenlabrada?
Se está perfilando ahora cómo va a ser esa gestión. Si ventanilla única y los ayuntamientos como receptores de esas peticiones. Estamos expectantes a ver cómo va a repercutir. Cuando veamos esa cantidad de demanda, veremos cómo afecta a la estructura de personal. En cualquier caso, reforzaríamos aquella parte del Ayuntamiento necesaria, para que nuestros vecinos pudieran acceder a esa renta.

Para acabar con la economía, Fuenlabrada no se entiende sin Cobo Calleja. ¿Cómo está la situación?
Los últimos datos que nos dan es que está reactivándose. Es un gran centro de importación de productos chinos y ha habido que paralizar la producción, pero ahora está volviendo a la normalidad. Es una parte muy importante del comercio mayorista, pero también hay una parte importante de industria tradicional y también me dicen que está cogiendo esa velocidad de crucero, y que poco a poco seguirá siendo un referente en este sentido.

“Estudiaremos una bajada de impuestos dentro de las posibilidades que tengamos, no atentando contra los servicios públicos que prestamos”

Hablamos de que la ciudad no puede parar y saltamos a otros proyectos. Quedan pendientes el Distrito Centro, el recinto de La Pollina y todas las reivindicaciones de Transporte o Vivienda. ¿Cómo está volviendo la normalidad en estos asuntos?
Igual suena un poco presuntuoso, pero por mi parte estoy en la misma disposición de continuar. La única variación es que si antes íbamos en quinta y sexta marcha, ahora habrá que bajar a tercera. Habrá que bajar la velocidad.

Pero todo sigue intacto. Estamos retomando conversaciones con administraciones e inversores privados para seguir adelante. Y por poner un ejemplo, el proyecto del ferial saldrá a licitación en los próximos meses. Un proyecto de más de 18 millones de euros. Ahora más que nunca Fuenlabrada necesita inversión para reactivar el empleo.