El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha defendido la imposición del Estado de Alarma en Madrid, porque tenían que actuar para reponer las restricciones tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), ante la “preocupante” evolución de la pandemia en la región. No obstante, Sánchez ha confesado que espera que en 15 días la situación se estabilice.

“Después de la respuesta del TSJM podíamos tomar un actitud de no hacer nada o de aplicar el estado de alarma para ese confinamiento perimetral”, ha apuntado Sánchez desde Guarda (Portugal) en la rueda de prensa que ha ofrecido junto al primer ministro portugués, Antonio Costa, en la XXI Cumbre Hispano-Lusa, donde también han acudido 12 ministros del Ejecutivo español.

El presidente del Gobierno ha insistido en que se trata de un Estado de Alarma “territorializado”, que no tiene otro objetivo que salvar vidas y poner por encima de todo la salud pública.

Finalmente, Sánchez ha dicho que es momento de “dejar a un lado la lucha partidista contra el enemigo común que es el virus”. En este sentido, ha afirmado que el Gobierno estará siempre con la “mano tendida” y “abierto” a hablar con la Comunidad de Madrid.

NORMATIVA

En su intervención, Pedro Sánchez ha aprovechado para criticar a Ayuso por no usar la Ley de Salud pública de 1986. “Invocar esa ley del 86 permite precisamente actuar con un amparo jurídico sólido ante confinamientos perimetrales como el que estamos planteando en Madrid”, ha apuntado.

Este sábado, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón también ha tumbado la orden del Ministerio de Sanidad, para aplicar restricciones a derechos fundamentales. Sigue así la doctrina del TSJM, que llamó al Ejecutivo y el Legislativo a crear un marco normativo para tomar este tipo de decisiones restrictivas.