Los servicios de emergencia seguirán en alerta durante el fin de semana, como el caso de la Policía Local en Alcorcón

La alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, ha hecho balance de la situación del municipio tras el paso de la borrasca Filomena. A pesar de que se repartieron 40.000 kilos de sal desde el 6 de enero, la regidora ha reconocido que los medios de los que se disponían “han sido insuficientes”.

De Andrés ha expresado que “la nevada ha sido excepcional”, y por eso en los últimos días se han llevado a cabo contrataciones urgentes. Por ejemplo el alquiler de máquinas quitanieves, pequeñas excavadoras para retirar las nieves de las aceras y vehículos 4 x 4. También cadenas para los vehículos municipales, puesto que en muchos casos reventaron por acumulación de nieve, de hasta 50 centímetros.

Sobre la recogida de basuras, la regidora ha pedido paciencia a los vecinos. En algunos puntos ya se están despejando las islas para que la basura pueda ser retirada por los efectivos de ESMASA.

LA NOCHE DEL VIERNES, “LA MÁS DURA”

La alcaldesa de Alcorcón ha reconocido que la noche del viernes “fue la más dura” y que estuvo junto a equipos de emergencia recorriendo las calles de la ciudad hasta las tres de la mañana. “Fue desolador ver a Bomberos ayudar a la gente atrapada en las carreteras, y Protección Civil atendiendo a las personas refugiadas”, ha señalado.

En este sentido, De Andrés ha expresado que una vez que se activó el nivel naranja, “todos los recursos debían estar coordinados por la Comunidad de Madrid, pero lamentablemente no ha sido así, y una vez más nos hemos sentido solos”.

Sobre los trabajos que se están realizando, Natalia de Andrés ha manifestado que la prioridad ha sido despejar las zonas como el Centro de Seguridad, donde los policías además tuvieron que despejar ellos mismos la nieve. También los accesos al hospital, Renfe y Metro. Por eso ha hecho un llamamiento a no usar aún el vehículo.

ZONA CATASTRÓFICA

La primera edil de Alcorcón también ha reconocido que se está estudiando el solicitar la declaración de zona catastrófica, como han hecho otros ayuntamientos como Fuenlabrada. “La valoración de los daños es muy complicada, pero si hay que solicitarlo lo haremos”.

En este sentido, un 30% del arbolado de la ciudad ha quedado afectado por la nieve. Todavía hay coches que no pueden salir porque muchas calles siguen bloqueadas por la nieve. Sobre esto, De Andrés ha avanzado que se espera recibir hoy 100 toneladas de sal, que los vecinos pueden recoger en nueve puntos del municipio.