En el año 1934, los Hermanos Marx andaban de capa caída. El éxito de Sopa de Ganso era historia de otro tiempo y la Paramount decidió no renovar el contrato que mantenía con los hermanos. Craso error.

Los Marx pasaron entonces a la Metro. Cuenta la leyenda que el hombre duro de la MGM machacó a Chico -un ludópata empedernido- en una partida de cartas y para saldar su deuda los Hermanos debían trabajar en una nueva película que devolviera la gloria perdida y algo de ‘cash’ a los estudios.

Así nació el guión de Una noche en la ópera, que vería la luz el 8 de noviembre de 1935 con gran acogida de público y crítica. Para el recuerdo, la escena de Groucho con “la parte contratante” y el famoso camarote de los Hermanos Marx, una expresión que hoy se sigue utilizando para hablar de una habitación repleta de gentes de todo pelaje. Habitación o concejalía…. Según el caso.

A la vista de la imagen, aquello más que una concejalía de Empleo parecía el camarote de los Hermanos Marx

Y es que en ese camarote de los Hermanos Marx se ha convertido la concejalía de Empleo de Arroyomolinos que dirige Pilar Sánchez Torres, que a la par es la secretaria general del PSOE de Arroyomolinos. Todo porque en una entrevista concedida a Telemadrid, aparecían en su despacho miembros de la Ejecutiva. Hasta ahí todo correcto salvo que algunos de ellos, sin ser funcionarios públicos, se encontraban en el ordenador de la edil, que contiene información a la que solo puede acceder la propia concejala.

Como no podía ser de otra manera, se ha interpuesto la pertinente denuncia ante el Juzgado de Navalcarnero para esclarecer si ese hecho puede ser constitutivo de delito. Pilar Sánchez Torres ha explicado en Facebook que “es política socialista que el despacho de la concejalia esté abierto a todos los vecinos”.

¿También pueden los vecinos acceder al ordenador de la concejala que contiene datos de, por ejemplo, la RPT que barema su departamento

Muy bien. Es incluso hasta loable recibir a los vecinos en el despacho. Pero surgen algunas preguntas. ¿También pueden los vecinos acceder al ordenador de la concejala que contiene datos de, por ejemplo, la RPT que barema su departamento o, incluso, del censo electoral teniendo en cuenta que en menos de un año hay elecciones? ¿Qué estaban mirando miembros de la Ejecutiva del PSOE de Arroyomolinos que no son funcionarios en el ordenador de Sánchez Torres? Son preguntas que deberá esclarecer el juez a raíz de la denuncia interpuesta en Navalcarnero.

Porque a la vista de la imagen, aquello más que una concejalía de Empleo parecía el camarote de los Hermanos Marx. Claro está sin la misma comicidad que ‘Una noche en la ópera’, en cuya cabina cabía persona de toda índole. “Pasen ustedes, no se asusten de nada”, decía Groucho mientras la gente entraba en tropel a la habitación.

Y así, al igual que los Marx ponían patas arriba el mundo de la ópera en su alocada película, Pilar Sánchez Torres y su Ejecutiva, aparte de romper en dos al PSOE local, han hecho mofa de un departamento, el de Empleo, nada baladí y en el que han puesto muchas esperanzas los vecinos de Arroyomolinos. Son ellos a los que se debe la edil y no a los intereses de su partido. Pero si no lo tiene claro, las urnas acabarán por explicárselo.